1920-1600
1600-1300
1300-1000
1000-800
800-600
600-450
450-300
300-200
200

La industria Gráfica on line

Zhouzhuang, China

Pulse en este logo de Artes Gráficas Comunigraf para ir a nuestra página principal

Zhouzhuang

La Venecia de oriente
en China

Por José Regino Torres V.

"Un domingo en Zhouzhuang"

Cerca de Shanghai y Suzhou en el país de China

Por José Regino Torres V.

En un viaje que hicimos a Shanghai para visitar la feria All Print China, un grupo de compañeros mexicanos de la ciudad de León, Guanajuato México nos poníamos de acuerdo en que lugares visitar ese día domingo que teníamos libre.


El grupo estaba integrado por Humberto Mata de Graffos, Alejandro Aguilera de Imprenta Rayo, Ing. Francisco Javier Navarro y Heliodoro Ayala de Argrafic, Armando Padilla y José Luis Díaz de Merca Papel y José Regino Torres de esta revista Artes Gráficas Comunigraf.


Era nuestro primer día en Shanghai, habíamos llegado en la noche anterior después de un largo viaje en avión que había iniciado a las 10:30 hrs. del viernes anterior desde la ciudad de México, haciendo escalas en Vancouver Canadá y en Tokio Japón, llegando a Shanghai a las 21:30 hrs. del sábado.


Ya en Shanghai, nos hospedamos en el Regal International East Asia Hotel. Esa noche de nuestra llegada, un joven chino de nombre Benny, empleado del hotel y que habla muy bien el inglés, nos ayudó con las maletas e hizo amistad con todo el grupo, y después de platicarle que el día siguiente lo teníamos libre y que nos recomendara a donde ir ya que nuestro guía estaría con nosotros hasta el día lunes, él se ofreció a acompañarnos y guíarnos ya que también para él era su día libre.


El domingo por la mañana, Benny ya nos esperaba afuera del hotel, nos sugirió algunos lugares, y se llegó a la conclusión que visitáramos el pueblo de Zhouzhuang. Nos trasladamos en taxi a la estación de los autobúses que viajan a ese lugar.


Ya en la estación de los autobúses, al acercarnos a la ventanilla para adquirir los boletos o tikets de viaje, se acercó a Benny (nuestro guía), un señor chino mal vestido y le decía algunas palabras en tono fuerte, Benny le contestaba algunas otras en tono más calmado; el chino se iba y de ratito regresaba nuevamente en tono insistente y casi agresivo con Benny y hasta le jalaba la camisa, así, ese chino se iba y regresaba continuamente, incluso llamaba a alguno de nosotros pero "estaba en chino entender lo que decía". Confieso que tuve algo de temor por la incertidumbre de no saber realmente que es lo que estaba pasando, posteriormente Benny nos platicó que lo que esa persona insistía, era que no adquiriéramos los boletos o tikets, y que él nos llevaba en su auto al pueblo de Zhouzhuang por un precio menor que el de los autobúses, pero que él no aceptó porque no le pareció confiable.


Pasado ese incidente del "Chino insistente", adquirimos los tikets de viaje para trasladarnos a Zhouzhuang. El costo del tiket por persona fue de 140 yuans o renminbins por el viaje de ida y vuelta, además también incluía 50 rmb de la entrada al pueblo de Zhouzhuang. (Renminbi significa "Moneda del Pueblo" y es la moneda oficial en la República Popular de China. El renminbi también se le identifica con la abreviatura RMB y también con el nombre de yuan el cual viene desde la dinastía antigua Yuan).


Iniciamos el viaje y antes de salir de la ciudad, se puede observar la urbanidad de Shanghai, ciudad que tiene más de 16 millones de habitantes (el doble del distrito federal en México), siendo así, la ciudad más grande de china. Por todas partes se ven edificios y... más y más edificios, se dice que Shanghai tiene más de 4 mil de éstos. Se dice también que dos de los rascacielos más grandes del país, están en Shanghai, uno de ellos es el Oriental Pearl Tower (Torre de la Perla Oriental) y el Jin Mao, éste último es el más alto de todo el país y el quinto de todo el mundo.


El trayecto de Shanghai a Zhouzhuang es de un poco más de una hora (aprox. 80 a 100 km.). Antes de llegar a Zhouzhuang se encuentra la desviación a Suzhou, ciudad que se encuentra a 38 km. de esa desviación y conocida como una ciudad de ríos, lagos y canales, además de sus jardines históricos de más de 2,500 años, los cuales algunos de ellos están reconocidos como patrimonios de la humanidad. Suzhou y sus alrededores incluyendo a Zhouzhuang se les conoce como la Venecia de Oriente.


Enseguida de la desviación a Sozhou, se encuentra el "Centro de Servicios de tikets" (Ticket Service Center) donde se pueden comprar los tikets de los diferentes actractivos turísticos que ofrece Zhouzhuang, además del tiket de entrada al pueblo que es de 50 rmb. En nuestro caso, el boleto de entrada ya estaba incluído en el transporte, y para los actractivos, éstos se pueden también pagar directamente en el lugar a visitar.


Ya dentro del pueblo, el autobús debe trasladarse hasta el fondo del pueblo, para estacionarse en el lugar exclusivo para éstos, en el parking lot (estacionamiento ubicado a un costado del Jardín de la Elegancia (Elegance Garden Square).


Saliendo del área de estacionamiento, está la zona comercial llamada también Jardín de la Elegancia. Ésta es una zona remodelada donde además de casas habitación, tiene muchos locales comerciales, unos cerrados, otros abiertos, donde hay artesanías, restaurantes y otros, pero sin clientes, es una zona muy limpia pero desértica (posiblemente porque era domingo). La mayoría de las fincas remodeladas, aparentemente están con su estilo original.


Guíados por Benny (nuestro guía de ese día) nos internamos por toda esa zona comercial del Jardín de la Elegancia, luego por callejones estrechos con casas rústicas y otras notoriamente descuidadas, evidentemente era parte de la zona antigua del pueblo. A medida que nos adentrabamos por esos callejones, se veían puestos, pequeños fabricantes y negocios de diferentes artesanías.


Después de salir de los callejones estrechos, llegamos a la zona conocida como parte vieja de Zhouzhuang, la cual se caracteriza por sus ríos, canales o corrientes de agua con sus puentecillos, y sus casas rústicas antiguas que están fincadas sobre el agua o a las orillas de los canales. Y también hay pequeñas barcazas o lanchones donde algunos de los pobladores pasean y les cantan a los visitantes, de ahí que al lugar se le conozca también como "La Venecia de Oriente", esto por tener cierto parecido a la Venecia de Italia, aunque desde luego ésta última es otra cosa, son muy distintas la una de la otra, por ejemplo, en los paseos en gondola o lanchas, en venecia se canta "ó sóle mio..." y acá en... "chino". El lugar también tiene muchos pequeños negocios de artesanías, restaurantes y antojitos diversos. En esta parte si había muchos visitantes, la mayoría de ellos, chinos.


Visitamos la famosa "Casa Shen"(Shen´s House). Se dice que esta casa perteneció a Shen Wanshan que vivió en la época de la dinastía Ming, con más de 900 años de antiguedad. Ahora ésta casa, está convertida en museo y es visitada por muchos turistas. En este museo se muestran infinidad de detalles de inmenso valor cultural, además en sus jardines se observan curiosas rocas con figuras diversas las cuales se han formado de manera natural a través del tiempo.


Luego, recorrimos los diferentes puestos de artesanías, en muchos de ellos, los artesanos fabrican ahí mismo sus diversas artesanías que ofrecen al público. También había varios "pintores" que ofrecían traducir el nombre u otro a chino y pintarlo sobre pergaminos.


Posteriormente, decidimos pasear en una de las lanchas; el precio era de 80 rmb o yuanes y permiten abordar entre una y ocho personas, y como nosotros eramos ocho, así que no hubo ningún problema. El paseo es como de unos dos kilómetros y se realiza por un canal estrecho y otro ancho. Nuestro botero fue una mujer, que cobró 20 yuanes por cantar en chino tres canciones. Nuestro guía de ese día, Benny, también se contagió y cantó una canción también en chino, luego todo el grupo nos motivamos y entonamos la conocida canción mexicana "Cielito Lindo".


En el recorrido, se puede apreciar el estilo y el sabor antiguo del lugar; las casas y los canales (ríos) se han mantenido por cientos de años, conservando su estilo original. Se dice que todas las casas ubicadas en esta parte vieja de Zouzhuang fueron construidas en la época de las dinastías Ming y Quing.


Posteriormente, me separé del grupo y recorrí parte del pueblo. Observé que Zhouzhuang es relativamente pequeño, estimo unos cuatro a cinco kilómetros de ancho por otros tantos de largo. No se oyen los ruidos de las urbes modernas a como estamos acostumbrados, todo es tranquilo, inclusive las personas, que aunque no demuestran amabilidad tampoco molestan. Sus casas conservan el estilo en sus fachadas y los grandes y profundos patios de hace siglos.


No hay taxis, los únicos que vi, traían la leyenda de Suzhou, y supongo eran de esa ciudad que está a 38 km. de Zhouzhuang. Los pobladores se trasladan a pie, en bicicletas o motocicletas, y en los bici-carros, donde también dan paseos a los turistas. Se dice que en antaño, estos bici-carros, eran simples carros de madera que eran jalados por una sola persona.


Parece haber muy pocos hoteles ya que a mi paso no vi ninguno, lo único que vi era un letrero en la puerta de una casa que decía "Room in rent" (cuarto en renta). Me supongo que si hay hoteles pero han de estar medio escondidos o quizá haya pocos por la cercanía de las ciudades de Suzhou y Shanghai.


Los pobladores se mantienen principalmente del turismo, otro tanto, trabaja en fábricas cercanas o en la ciudad de Suzhou. Ese día domingo, era descanso para varios de ellos, por lo que unos se entretenían platicando y otros jugando dominó o naipes en las entradas de sus casas.


Algo muy peculiar de los chinos y chinas, es que muchas de ellas y ellos, acostumbran a sentarse en "culiquillas", es decir que no acostumbran usar una silla, banca, piedra, madero, tabla, tronco u otro que sirva para sentarse. Es cómun ver en esa postura a hombres y mujeres, jovenes y adultos en la calle o en cualquier otro sitio, incluso, mujeres con falda o vestido (aunque fueron las menos), no les importaba dejar expuestas a la vista sus prendas intimas. Me tocó ver a personas que aunque hubiese bancas libres para sentarse, preferían hacerlo de su forma acostumbrada. En sus sanitarios no usan taza, quizá sea por eso mismo, su forma peculiar de sentarse.


Vi un sólo banco, el Kushan Rural Commercial Bank". Tampoco hay grandes tiendas, sólo algunos tendajones, una o dos tiendas de fotografía, algunas fruterías, pequeños restaurantes, y algo muy raro en ese lugar, una pequeña tienda de hamburguesas pero sin clientes.


La moneda oficial es el Yuan o renminbins (rmb), hay billetes de 1, 5, 10, 20, 50 y 100, también hay monedas de uno y fracciones de monedas menor de uno. Algunos negocios reciben dólares americanos a 8x1, es decir, 8 yuans por dólar. Al peso mexicano ni lo conocen.


El idioma que más se utiliza es el chino, en Zhouzhuan es rara la persona que habla el inglés y del español, ni se diga, ya que ni siquiera saben que es un idioma.


En una tienda, una señorita china se atrevió a pregúntarme "¿are you from?" (¿usted es de?) y le respondí "I come from Mexico" (yo vengo de México), se me quedó mirando unos segundos...como diciendo "me está vacilando" y me señaló un CD disk diciéndome "Músic?" (confundiendo la palabra méxico con música) y le respondí "no... no, México is a distant country" (México es un país lejano) y se limitó a responder "ahh...ahh" pero aún dudando. Evidentemente, México tampoco es conocido.


Otros atractivos en Zhouzhuang es "La Casa de Zhang´s", "El Templo Quanfu", "La Residencia de Ye Chucang", "La Torre Milou", "El Templo Cheng Xu", "El museo de Zhouzhuang", "La Pagoda Quanfu" y "El Salón de la Ópera" entre otros.


Ya por la tarde, me reuní nuevamente con el grupo en el estacionamiento de los autobúses para regresarnos a Shanghai. Con el mismo tiket de ida, puede uno tomar cualquier autobús de la misma línea para regresarse. En el trayecto de regreso a Shangahi, se observan al lado de la carretera, muchas factorías e industrias de diferentes productos y artículos.


Llegamos a Shanghai alrededor de las 19:00 hrs. y guiados por Benny, nos trasladamos en taxi a un mercadillo igual a los que conocemos como tianguis. En este mercadillo, ofrecen una diversidad de artículos, pero su principal comercio, son los relojes. Rápidamente nos identificaron y se nos llamaba ¡amigo...amigo! y nos ofrecían relojes "Rolex" a 500 yuanes, al no aceptar, nos jalaban del brazo ¡amigo...amigo!, ofreciéndonos una calculadora para que les pusieramos cuanto ofrecíamos por el reloj, no aceptabamos y nos volvían a jalar ¡amigo...amigo! y decían ¡okey...okey! y ofrecían un reloj para dama más por la misma cantidad, volvían a jalarnos insistíendo en que tomaramos la calculadora para poner el precio que ofrecíamos. Cuando alguno decidiamos ofrecer, cási ya nos habían cazado ya que esos mismos relojes en otros locales bajo la misma manera de ofrecer, se bajaron de 500 hasta 100 yuanes y en algunos casos hasta menos.


En ese mercadillo, casi todos los integrantes del grupo, compramos varias cosillas, entre ellas, los famosos relojes "Rolex". De algunos artículos que ahí compramos y que creíamos que habíamos hecho una muy buena compra, posteriormente los encontramos a mucho menor precio en otros lugares de china que visitamos, por ejemplo en Pekín o Beijing los famosos relojes "Rolex" los llegamos a encontrar hasta en 25 yuanes en lugar de los "500". De regreso al hotel, recordabamos lo divertido de ¡Amigo.... Amigo!.


DERECHOS RESERVADOS
Prohibida la copia, impresión y/o publicación en medios impresos, sitios web u otros medios electrónicos.

Zhouzhuang, China (narración en inglés)

Para ver o parar el vídeo, simplemente pulse sobre el mismo

Comentarios

Juan Valadez
Me imagino lo divertido que fue en el mercadillo y los transas que son los chinos, ofreciendo relojes Rolex en 500 cuando luego los consiguieron en 25, es mucha diferencia
Esteban Muñoz
Pues es que son imitaciones, es muy inocente quienes crean que esos rolex a ese precio sean originales
Diana Martínez
Señor Regino, muchas gracias por este reportaje, creo que ya me entró la curiosidad y voy aver la posibilidad de ir a ese lugar, saludos.