1920-1600
1600-1300
1300-1000
1000-800
800-600
600-450
450-300
300-200
200

La industria Gráfica on line

Terremoto 1985

Pulse en este logo de Artes Gráficas Comunigraf para ir a nuestra página principal

Terremoto 1985

Ciudad de México

Por José Regino Torres V.

"El 19 de septiembre de 1985 a las 7:19 horas, los habitantes de la ciudad de México aprendieron el verdadero significado de la supervivencia"

Por José Regino Torres V.

Eran las 7:19 horas cuando el noticiero normal de la mañana en la televisión fue interrumpido por un temblor sentido en el estudio del mismo. Los conductores decían al tele-auditorio que estaba pasando un ligero temblor que no se preocuparan. En la pantalla se observó por unos instantes el como se movían lámparas, escritorios y otros objetos del estudio televisivo. Los conductores trataban de aparentar tranquilidad dado que este tipo de temblores, según decían, ya les había pasado en otras ocasiones sin llegar a mayores consecuencias y de pronto....¡la señal desapareció!.


Los televidentes alejados de la zona céntrica de la ciudad de México y los de otras ciudades de la república mexicana acostumbrados a ver ese noticiero matutino, de momento no le dieron mayor importancia a la interrupción en la televisión.


La señal televisiva fue rehabilitada después de las 8 de la mañana y el país entero sorprendido, se conmocionó con las imágenes de las trágicas escenas que se presentaban en el noticiero matutino: un desbastador terremoto de 8.1 grados con dos minutos de duración, había dejado edificios ladeados, otros caídos, escombros y más escombros, gente confundida aquí y allá, el aullar de las sirenas de las ambulancias... !Parecía una ciudad bombardeada!...


El edificio de la televisora (televisa) que trasmitía el noticiero, también fue de las tantas victimas del terremoto, eso explicaba el por qué de la interrupción del noticiero a la hora del sismo.


El histórico Hotel Regis ubicado en la zona centro de la ciudad de México, estaba completamente derrumbado y su reloj detuvo sus manecillas a las 7:22 horas. Muchos otros edificios de la misma zona centro se hallaban en ruinas, totalmente derrumbados.


El hospital Juárez, edificio de once pisos se había reducido a tres con una gran cantidad pacientes atrapados entre los escombros. Muchos de ellos bebés recién nacidos.


La mayor parte de los daños se concentraron en la zona centro, en la parte antigua de la ciudad, los que vivían fuera de esta zona no conocían la magnitud de las pérdidas. Los edificios que tenían entre 5 y 15 pisos de altura sufrieron los peores daños, los hospitales, los condominios más copulosos y las escuelas.


Muchos automóviles semi-destruidos, mitad bien, mitad hechos pedazos. Así también lucía la ciudad de México mitad destrozada y la mitad intacta, pero en cierto sentido seguía adelante....


En la secundaria "Héroes de Chapultepec", los docentes y los alumnos quedaron atrapados, por lo menos siete de ellos murieron.


El edificio de departamentos "Nuevo León" que había albergado a cientos de personas en doce pisos, en pocos segundos la estructura fue pulverizada. Entre los cientos de personas sepultadas entre sus escombros, estaban los diez hijos de una pareja y cuatro miembros de la familia del cantante de opera Placido Domingo.


Varias horas después del terremoto, el Presidente de la República Miguel de la Madrid, aún no había respondido públicamente al país sobre al desastre.


La única presencia oficial parecía ser el ejército que se dirigía hacia todas partes no para rescatar personas sino para mantener el orden. El Presidente de La Madrid, venía luchando contra una profunda crisis económica en el país, ahora, debía responder por la incapacidad de su gobierno para asistir a los ciudadanos.


Los habitantes de la ciudad de México no se quedaron a la espera de la ayuda, de a miles se lanzaron al rescate, los llamaron "Los Topos"...


Los Topos, voluntarios que sin herramientas, se abrieron camino entre los escombros en busca de sobrevivientes, extraños que arriesgaban sus vidas para salvar a otros extraños. Uno de los miles de voluntarios, fue Marcos Aguiñaga a quién le apodaban La Pulga, quién ayudó a salvar a 27 personas.


La cifra inicial del gobierno de 26 muertos estaba muy errada, a las pocas horas la cantidad se multiplicaría a cientos. Pasarían días para que los científicos pudiesen establecer la magnitud del terremoto en 8.1 grados en la escala de Richter.


En el hospital Juárez había varias cunas con bebés recién nacidos y se habían derrumbado desde el décimo piso hasta el nivel del suelo, algunos de los bebés estaban llorando, deshidratados, algunos otros estaban atrapados, la mayoría murió.


En el edificio de departamentos Nuevo León, el famoso cantante de opera, Placido Domingo esperó el milagroso rescate de sus cuatro parientes, el decía hay cantidad de personas todavía con vida, pero... sus parientes no fueron tan afortunados.


Los voluntarios llamados "topos", continuaban encontrando a los vivos entre los muertos, guiados por los gritos, se habrían camino entre los escombros acercándose cada vez más a las víctimas, a medida que las horas pasaban, las víctimas iban siendo rescatadas de los escombros. Al caer la noche, miles de voluntarios acampaban en las calles, muchos de ellos temerosos de los temblores que se producen luego de los grandes terremotos.


Especialistas extranjeros en tareas de rescate llegaron a la ciudad de México, los perros entrenados y los dispositivos de alta tecnología que ellos traían ayudarían a salvar vidas. Los trabajadores en la noche buscaban sobrevivientes entre las grietas que dejabán los escombros.



El mismo día, a las 19:56, ocurrió lo peor que podría ocurrir...
un segundo gran terremoto con magnitud de 7.6....


Para quienes estaban sepultados vivos y para los que se deslizaban entre las ruinas buscando sobrevivientes, ocurrió lo peor que podría ocurrir... a las 19:56 horas, un segundo gran terremoto con magnitud de 7.6. Los hospitales atestados de victimas del primer terremoto se convirtieron en una pesadilla de confusión y temor.


En uno de esos hospitales, se determinó que el edificio debilitado por el primer terremoto, estaba fracturado y ante el temor que otro nuevo temblor pudiera derrumbarlo, evacuaron a los pacientes a otros hospitales o centros de salud.


Los centros de salud se hallaban doblegados, los dos terremotos habían dejado a la ciudad sin el 25% de las camas de hospital, las enfermeras gritaban a los médicos, todo era una terrible confusión.


Mientras los pacientes se perdían en la noche al estarlos evacuando a diferentes centros de atención, los equipos de rescate continuaban la desesperada búsqueda de sobrevivientes.


El segundo terremoto provocó el derrumbe de al menos 20 edificios más. Con el recuerdo del segundo temblor, las personas que realizaban los rescates no sólo se preocupaban por las victimas sino también de su propia seguridad, sin embargo, valerosamente seguían adelante.


Cerca de la media noche, el país entero presencia por medio de la televisión un drama conmovedor que se desataba en las ruinas del hospital general: un bebé diminuto y frágil, milagrosamente suspendido en un grieta de hormigón, aún respiraba luego de haber estado atrapado durante 40 horas, los equipos de rescate franceses y mexicanos colaboran sin pausa para liberar al bebé, podían tocar su cuerpo frío pero no lograban rescatarlo, un movimiento en falso u otro temblor podría aplastarlo. Había sobrevivido al derrumbe de un edificio, a las noches frías y a la falta de alimento y agua, finalmente casi dos días después de su nacimiento el niño vuelve a nacer de las ruinas del hospital general.


Al rescatarlo, todos los asistentes emocionados aplauden por esa victoria y continúan adelante. Les llevó casi diez horas liberar al recién nacido, los voluntarios mexicanos y franceses se hallan exhaustos pero felices, el bebé estaba a salvo, fue uno de los recién nacidos a los que llamaron "Milagros de Dios", algunos incluso sobrevivieron hasta 9 días antes de ser rescatados.


Pocos adultos podemos sobrevivir a tanto sin alimento ni agua. Se creé que los recién nacidos pueden entrar en un estado de semi-inconciencia y vivir de las reservas de grasa y líquidos de su cuerpo. Pero en ese entonces los 22 bebés que sobrevivieron y fueron rescatados de las ruinas de los hospitales General y Juárez, eran simples "Milagros de Dios".


Por extraño que parezca, el epicentro del primer terremoto no se hallaba nada cerca de la ciudad de México, estaba a localizado a 500 km. en la costa del pacifico, cerca de la ciudad de Lázaro Cárdenas, Mich. Esta ciudad es una ciudad industrial medianamente grande, hubo algunos daños ahí pero estos en general fueron muy pocos comparados con los de la ciudad de México.


Terremoto 1985

Para ver o parar el vídeo, simplemente pulse sobre el mismo

Comentarios

Carmen Pérez
muy interesante e impresionante, aunque me parece que le faltan más imágnes.
Jorge Lua
ese terremoto podria pasar a qui en colima y sobre todo mas fuerte
Cecilia García
Muy buena información, muy util y completa
Juan Antonio Gutiérrez
Ese día del terremoto, iba yo en una combi colectiva, cuando empezó el temblor el chofer tuvo que detenerse por que estuvimos apunto de estrellarnos y sali corriendo, todo el trafico se detuvo a si que pude llegar al camellón y fue cuando empezaron a caer postes de luz y los edificios se empezaron a colapsar, como a una cuadra pude observar un edificio cuando se vino a bajo sobre un trasporte colectivo y quedé paralizado, solo observando, fue espantoso y parecio durar una eternidad en cuento terminó el temblor me regrese a mi casa, en la zona donde vivo no hubo daños, ya despues en television nos dimos cuenta de la magnitud de la catastrofe.
Laura Guerrero
El día del templor, era todavía muy pequeña, pero si fue feo porque yo vivia cerca del parque de beisbol y ahi llevaron los cadaveres y el olor era super penetrante y aunque niña si me dio mucho miedo el estar escuchando ambulancias y elicopteros, gracias a dios en donde yo vivia el edificio no sufrio daños, ojala y ya no tengamos que vivir algo como ese suceso tan catastrofico.